Nuevo punto de reproducción del sapo común (Bufo spinosus) en el curso bajo del río Júcar

Encontrar un nuevo punto de cría de anfibios en un zona tan afectada por los impactos antrópicos, de origen humano, como es la Ribera del Xúquer siempre es una buena noticia. Y más cuando se trata de un punto de reproducción del sapo común, Bufo spinosus, que ha sufrido durante los últimos años un preocupante proceso de rarificación en nuestro país, en ocasiones muy acentuado. Los últimos días de diciembre de 2018 se constató la presencia de varios individuos adultos de sapo común en las grandes formaciones semi-emergidas de Ludwigia grandiflora que hay en el paraje natural de La Xopera de Algemesí, en la orilla del río Júcar y mucho cerca de la desembocadura del río Magro.

Formaciones semi-emergidas de Ludwigia grandiflora en el río Júcar (Ribera Alta, C. Valenciana).

Macho de sapo común, Bufo spinosus, en una mata de Ludwigia grandiflora del río Júcar (Ribera Alta, C. Valenciana).

Este caso es bastante curioso por el aprovechamiento que hacen los sapos de las gran matas de Ludwigia grandiflora, una planta exótica e invasora que recientemente ha ido expandiéndose por el curso bajo del Júcar y que amenaza con desplazar las pocas especies autóctonas de flora fluvial que aún resisten en el principal río valenciano. Pero los individuos adultos de Bufo spinosus han sabido aprovechar esta situación y utilizan las matas de Ludwigia grandiflora como punto de reproducción, gracias a que esta planta frena la fuerza del agua y crea zonas de corrientes más tranquilas, que les permite moverse sin peligro de ser arrastrados río abajo y donde también pueden llevar a cabo las puestas de huevos con una mayor seguridad. Deberemos hacer un seguimiento de esta situación y ver si se trata de un hecho aislado o otras poblaciones de anfibios de la Ribera del Xúquer también están haciendo uso de esta nueva circunstancia.

Macho de sapo común, Bufo spinosus, en una mata de Ludwigia grandiflora del río Júcar (Ribera Alta, C. Valenciana).

Formaciones semi-emergidas de Ludwigia grandiflora en el río Júcar (Ribera Alta, C. Valenciana).

Macho adulto de sapo común, Bufo spinosus, en una mata de Ludwigia grandiflora del río Júcar (Ribera Alta, C. Valenciana).


"Crónica de un viaje herpetológico y naturalista a Costa Rica", por Luis Albero (AHT y SVO)

El próximo sábado 12 de enero de 2019 se realizará una charla a cargo de Luis Albero, miembro de la Asociación Herpetológica Timon (AHT) y Sociedad Valenciana de Ornitología (SVO), en la cual nos contará su experiencia de un mes buscando anfibios, reptiles y otros animales por las selvas de Costa Rica. Se dará un breve repaso de la biodiversidad de este precioso país, consejos útiles para buscar reptiles, anfibios, aves y otros bichos en la selva y se mostrarán las especies más destacadas e interesantes observadas en el viaje.

El acto tendrá lugar a las 18:00 en el local de la SVO en la C/ Pintor Velázquez nº 3 de Burjassot, València.


La última glaciación y el calentamiento climático posglacial cambiaron la distribución de los anfibios y reptiles de la Península Ibérica

Así lo demuestra la revisión de más de 50 yacimientos paleontológicos y arqueológicos de toda la Península Ibérica datados en los últimos 60.000 años, desde el Paleolítico Superior a la Edad del Bronce.

Los resultados plantean la supervivencia en el tercio norte peninsular, durante la última glaciación, de un grupo de especies muy tolerantes al frío, mientras que las regiones centrales y meridionales ibéricas funcionaron como refugios para las especies más típicas de ambientes templados y cálidos.

Los investigadores del IPHES Josep Francesc Bisbal-Chinesta y Hugues-Alexandre Blain se han valido de la aplicación de modelos estadísticos para correlacionar los hallazgos de reptiles y anfibios prehistóricos en yacimientos ibéricos con los cambios climáticos de la Prehistoria reciente.

Herpetofauna del MIS3 (hace entre 60.000 a 26.900 años) en el sur de la Península Ibérica, contemporánea de las últimas poblaciones de neandertales. De izquierda a derecha: Testudo hermanni, Bufo spinosus, Epidalea calamita, Malpolon monspessulanus, Natrix maura, Coronella girondica, Timon lepidus y Vipera latastei. Paleoarte de Marco Ansón.

En el nuevo trabajo de los investigadores Josep Francesc Bisbal-Chinesta y Hugues-Alexandre Blain del IPHES (Institut Català de Paleoecologia Humana i Evolució Social), publicado recientemente en la revista Journal of Quaternary Science Reviews, se han abordado a partir del registro paleontológico y arqueológico los cambios de distribución en la herpetofauna, que agrupa tanto a anfibios y reptiles, de la Península Ibérica durante los últimos 60.000 años. Y es que nuestro territorio es uno de los más ricos a nivel europeo en número de especies, en contraste con lo que ocurre en la mayoría de los países europeos, especialmente en los situados más al norte, en los que la diversidad de especies es mucho más baja.

En todo el continente europeo el clima ha sufrido cambios muy bruscos durante las últimas decenas de miles de años, en paralelo a la llegada de los primeros Homo sapiens sapiens, a la extinción de los neandertales, y a las importantes transformaciones culturales y migraciones en las comunidades humanas que desembocaron en la llegada de la agricultura y la ganadería y, finalmente, en el surgimiento de culturas urbanas. El registro prehistórico de la fauna también ha sufrido los efectos de este cambio climático y, dentro de él, los anfibios y reptiles han demostrado ser particularmente sensibles porque son muy susceptibles a las alteraciones de temperatura debido a su ectotermia, lo que comúnmente conocemos como “sangre fría”.  

Tradicionalmente se ha considerado la Península Ibérica, junto a las otras dos penínsulas mediterráneas europeas, como un refugio para las especies propias de ambientes cálidos y templados en momentos climáticamente fríos, como los sucedidos durante las pasadas glaciaciones. Los estudios genéticos de los últimos años parecían confirmar esta teoría, al encontrar una mayor diversidad genética en las poblaciones meridionales de los anfibios y reptiles europeos, decreciendo ésta según se avanza hacia el norte. No obstante, hasta ahora no existía una aproximación a estos cambios tan significativos desde el registro fósil prehistórico.

En la investigación realizada por los investigadores Bisbal-Chinesta y Blain se presenta un acercamiento a la paleobiogeografía ibérica de las diferentes especies ibéricas de anfibios y reptiles durante los últimos 60.000 años, a partir de una síntesis comparativa y del análisis estadístico de las investigaciones publicadas en los últimos años de más de 50 yacimientos arqueológicos y paleontológicos de toda la Península Ibérica. En el análisis realizado, las asociaciones de paleoherpetofauna identificadas han permitido establecer dos grandes regiones bióticas durante el Pleistoceno tardío. La primera región biótica se localizó en el centro y sur de la Península Ibérica, siendo las especies termófilas propias de ambientes y climas cálidos, como la tortuga mediterránea (Testudo hermanni) y el lagarto ocelado (Timon lepidus), las más representativas en el registro fósil. La segunda región biótica estaba formada por la fachada atlántico-cantábrica y el área ibérica nororiental, dominada por especies de tendencias generalistas y tolerantes a climas fríos glaciales, como la rana bermeja (Rana temporaria) y el lución (Anguis fragilis), con una ausencia significativa de especies típicamente mediterráneas o de ambientes más templados y climas más suaves.

No obstante, después de la última gran pulsación glacial hubo una concurrencia sin precedentes en el norte de la Península Ibérica de taxones de ambientes húmedos y templados, junto con especies ambientes más cálidos, conviviendo a la vez con las mismas especies que anteriormente habían soportado los fríos glaciales. A partir del Holoceno temprano, iniciado hace unos 11.700 años, nuevas especies de reptiles que no contaban con registro paleontológico previo en la Península Ibérica, como la culebra de Esculapio (Zamenis longissimus), llegaron a las regiones del norte cruzando a través de los extremos de los Pirineos, provenientes de los refugios glaciales del este del Mediterráneo. Finalmente, y también a lo largo del Holoceno se produjo la introducción en la zona mediterránea peninsular de nuevas especies de anfibios y reptiles originarias del norte de África, como el camaleón común (Chamaeleo chamaeleon), siendo este el último cambio biogeográfico significativo ocurrido durante la Prehistoria, un fenómeno que podemos vincular posiblemente a los intercambios humanos entre ambas regiones a partir del Neolítico gracias a los avances en la navegación marítima.

En este nuevo trabajo se presenta una contribución determinante en la clarificación del papel de la Península Ibérica, y especialmente de las regiones del sur, como un refugio para las especies más sensibles en las fases frías glaciales. También destaca la constatación mediante el registro fósil de la rápida colonización de las áreas septentrionales por las mismas especies termófilas e higrófilas, antes refugiadas en las regiones meridionales, una vez habían finalizado las fases climáticas frías. Además, se presentan modelos de análisis estadístico para los conjuntos de diferentes especies, tanto dentro de un mismo yacimiento como a nivel regional y a nivel sincrónico como diacrónico.

La referencia completa al artículo publicado es:




Serpientes, rescates de animales, gallipatos y mucho más en "Mis Queridos Animales" (97.7 Radio)

Ya está disponible en IVOOX el podcast del programa "Mis Queridos Animales", conducido por Ata Gomis, en el que participaron mis compañeros y amigos de la Asociación Herpetológica Timon Rubén Sánchez y Antoni Mir, junto con la también amiga catalana Deborah Pinto, y que se emitió recientemente en la radio 97.7 de Valencia. Los tres conversaron con la presentadora acerca del mundo de la herpetología de campo, las salidas de campo y todo aquello a lo que nos enfrentamos en el día a día: rescates de animales salvajes, nuevas enfermedades de  los anfibios, especies amenazadas y en peligro de extinción, desconocimiento sobre la propia fauna autóctona, concienciación social, etc. Un programa ameno y distendido que permite al público general una aproximación general a todo lo que se ha ido haciendo en los últimos años a nivel valenciano y a la realidad de nuestros anfibios y reptiles.



El programa también está disponible en el siguiente enllace: Mis Queridos Animales - IVOOX


Enlaces de interés:



"Long-term changes in composition and distribution patterns in the Iberian herpetofaunal communities since the latest Pleistocene", nuevo artículo en Quaternary Science Reviews, Volumen 184



Long-term changes in composition and distribution patterns in the Iberian herpetofaunal communities since the latest Pleistocene

Cambios a largo plazo en la composición y en los patrones de distribución de las comunidades herpetofaunísticas (anfibios y reptiles) ibéricas desde el final del Pleistoceno

Josep Francesc Bisbal-Chinesta & Hugues-Alexandre Blain

Quaternary Science Reviews, Volumen 184, páginas 143-166


Abstract: The climate has undergone significant changes since the end of the Last Glacial Maximum and in the course of the Holocene, parallel to important cultural transformations and migrations in the human communities. The faunal record has also suffered the effects of climate change. Amphibians and reptiles in particular have been shown to be highly sensitive because they are very susceptible to temperature alterations due to their ectothermy. This research presents the first approach to the Iberian paleobiogeography of the different species of amphibians and reptiles from the Late Pleistocene (MIS3) to present times, based on a comparative synthesis of the latest research published in recent years and the fossil record of the 58 archaeo-paleontological sites with significant assemblages. The paleoherpetofaunal associations make it possible to establish two major biotic regions during the Late Pleistocene. The first biotic region was located in the center and south of the Iberian Peninsula, with thermophilic species as the most representative taxa. The second biotic region was formed by the Atlantic-Cantabrian facade and the northeast Iberian area, dominated by hygrophilous and Euro-Siberian species, with an absence of Mediterranean species. After the Last Glacial Maximum there was an unprecedented concurrence in the northern Iberian Peninsula of autochthonous taxa from that area with thermophilic species. In the early Holocene, new species with no previous record in the Iberian Peninsula entered northern Iberia from eastern Mediterranean refugia. Finally, the introduction of North African species was the last significant biogeographical change during the Middle-Late Holocene.

Resumen: El clima ha experimentado cambios significativos desde el final del Último Máximo Glacial y a lo largo del Holoceno, en paralelo a importantes transformaciones culturales y migraciones en las comunidades humanas. El registro de la fauna también ha sufrido los efectos del cambio climático. Los anfibios y reptiles, en particular, han demostrado ser altamente sensibles a ellos, ya que por su ectotermia son muy susceptibles a las alteraciones de la temperatura. En este trabajo se presenta el primer acercamiento a la paleobiogeografía ibérica de las diferentes especies de anfibios y reptiles desde el Pleistoceno Tardío (MIS3) hasta la actualidad, basado en una síntesis comparativa de las investigaciones publicadas en los últimos años y en el registro fósil de 58 yacimientos arqueológicos y paleontológicos con asociaciones significativas. Las asociaciones paleoherpetofaunísticas permiten establecer dos grandes regiones bióticas durante el Pleistoceno tardío. La primera región biótica se ubicó en el centro y sur de la Península Ibérica, con las especies termófilas como los taxones más representativos. La segunda región biótica estaba formada por la fachada atlántico-cántabra y la zona noreste ibérica, dominada por especies higrófilas y euroiberianas, con ausencia de especies mediterráneas. Después del Último Máximo Glacial hubo una concurrencia en el norte de la Península Ibérica, sin precedentes anteriores, de taxones autóctonos de esta misma área con otras especies termófilas. Durante el Holoceno temprano, nuevas especies sin registro paleontológico previo en la Península Ibérica penetraron en el norte peninsular desde otros refugios climáticos del Mediterráneo oriental. Finalmente, la introducción de nuevas especies desde el norte de África fue el último cambio biogeográfico significativo durante el Holoceno medio-tardío.


El artículo completo está disponible en:






"Rescates de fauna en efectos-trampa", reportaje en la televisión pública valenciana À Punt.

El próximo miércoles, día 28 de noviembre, se emitirá a partir de las 14:00 en la televisión pública valenciana À Punt el reportaje que hemos grabado recientemente los compañeros de la Asociación Herpetológica Timon con el equipo del programa "Terra viva" sobre efectos-trampa, estructuras de creación humana como cisternas, balsas, aljibes, pozos, etc., donde queda atrapada la fauna salvaje y acaba muriendo. Los miembros de la AHT, especialmente nuestro compañero Miguel Alonso, llevamos años rescatando miles de animales de su interior, de forma totalmente altruista y muchas veces poniendo en riesgo nuestra integridad física. Con este reportaje esperamos que se difunda esta problemática entre el público general y poco a poco avanzamos hacia una solución de base (por ejemplo, con la instalación obligatoria de rampas de salida en todas estas estructuras).



"Camaleones del sur valenciano", reportaje en la televisión pública valenciana À Punt

Mañana, jueves 22 de noviembre, se emitirá a partir de las 14:00 en À Punt el reportaje que hemos grabado recientemente los compañeros de la Asociación Herpetológica Timon sobre camaleones en las comarcas valencianas de L'Alacantí y Baix Vinalopó, junto con el biólogo Emilio Rosillo y con el equipo del programa "Terra viva". En él explicaremos al público valenciano cómo esta especie de reptil ha llegado a nuestro país y el porqué de la rápida expansión de sus poblaciones, especialmente en la región más meridional. Así que ya lo sabéis, ¡nos vemos en la tele!



Rescatando anfibios y reptiles en la televisión: la problemática de los efectos-trampa en "Terra Viva" de À Punt

A lo largo de las últimas semanas los miembros de la Asociación Herpetológica Timon hemos grabado varios programas sobre reptiles y anfibios para la televisión pública valenciana, À Punt, que se emitirán en fechas próximas. Las temáticas van desde los sapos de espuelas del Parque Natural de l'Albufera de València a las poblaciones de camaleones mediterráneos de las comarcas del sur valenciano. Pero el más especial para nosotros es lo que hemos grabado para el programa "Terra Viva" en el que trataremos la problemática de los "efectos-trampa", estructuras de construcción humana donde queda atrapada la fauna salvaje, que ocasionan miles y miles de muertes cada año en nuestro país.

Explicando qué es un efecto-trampa en la grabación de programa "Terra Viva" de À Punt (Fotografía de Emilio Rosillo Parra).

Estamos muy agradecidos a la productora del programa por su interés y por habernos dado la oportunidad de denunciar este impacto antrópico tan negativo para nuestra fauna, especialmente para los anfibios y reptiles autóctonos, pero que ha quedado totalmente oculto a la opinión pública por la popularidad de otras temáticas "animalistas". La visualización en la televisión pública valenciana del trabajo realizado en los rescates que organizamos, especialmente en aquellos que lidera el compañero Miguel Alonso, es un pequeño paso que nos acerca más al común de la población y su sensibilización. Con suerte este será el primero de muchos pasos futuros.

Uno de los momentos de grabación con el equipo del programa "Terra Viva" de À Punt: la salida de Miguel Alonso del interior de una cisterna abandonada, de donde rescata un subadulto de lagarto bético, Timon nevadensis.



Alytes dickhilleni - Sapo partero bético

El sapo partero bético, Alytes dickhilleni, es un anfibio anuro de la familia Alytidae endémico del sureste de la Península Ibérica, del área oriental de Andalucía, noroeste de Murcia y extremo sureste de Castilla - La Mancha. Es una especie similar al sapo partero común, Alytes obstetricans, con quien se diferencia porque nunca presenta gránulos o verrugas de coloración anaranjada o rojiza. Con la otra especie ibérica del género Alytes, del sapo partero ibérico o Alytes cisternasii, se diferencia porque esta última presenta dos tubérculos en las palmas mientras que Alytes dickhilleni y Alytes obstetricans presentan tres.

Adulto de sapo partero bético, Alytes dickhilleni (Comarca del Noroeste, Murcia).

Adulto de sapo partero bético, Alytes dickhilleni (Comarca del Noroeste, Murcia).


Dinosaurios del pasado y lagartijas del presente en el yacimiento de icnitas de la Rambla de Tambuc (Millares, La Canal de Navarrés)

En el interior valenciano, concretamente al norte de la comarca de La Canal de Navarrés y dentro del término municipal de Millares, se encuentra el yacimiento paleontológico de icnitas de la Rambla de Tambuc, dividido a su tiempo en "Tambuc Este" y "Tambuc Oeste". Se trata del yacimiento icnológico, es decir, de huellas fosilizadas, más importante en territorio valenciano y uno de los más significativos a nivel de la Península Ibérica y está protegido con categoría de BIC (Bien de Interés Cultural).

Sector "Tambuc Este" del yacimiento paleontológico de icnitas de La Rambla de Tambuc (Millares, La Canal de Navarrés).

La visita del yacimiento nos acerca al mundo del Cretácico Superior (Santoniense-Campaniense, entre 86,3 a 77,1 millones de años), cuando estas tierras del macizo del Caroig (o del Caroche) eran una gran llanura litoral que se inundaba según los ciclos de las mareas y por la que diferentes especies de dinosaurios se desplazaban. Todas las icnitas identificables de este gran yacimiento, más de 400 aunque sólo menos de la mitad conservan bien definida su forma tridáctila, pertenecen a dinosaurios bípedos, terópodos (carnívoros) o ornitópodos (herbívoros), todos ellos de un tamaño entre reducido a mediano. La escala de tamaños de las huellas puede ser atribuida a la representación de diferentes especies o bien también a la existencia de individuos de distintos estadios de crecimiento de una o más especies.

Icnita de dinosaurio terópodo de La Rambla de Tambuc (Canal de Navarrés, C. Valenciana).

Icnita de dinosaurio terópodo de La Rambla de Tambuc (Canal de Navarrés, C. Valenciana).

Icnita de dinosaurio ornitópodo de La Rambla de Tambuc (La Canal de Navarrés, C. Valenciana).

Icnita de dinosaurio terópodo de La Rambla de Tambuc (La Canal de Navarrés, C. Valenciana).

Entre estas huellas de grandes saurópsidos de la prehistoria, como lo fueron los dinosaurios, corretean en nuestros días pequeños saurópsidos autóctonos, como lo son las lagartijas. En la estructura construida para la visualización de "Tambuc Este" se dejan ver las primeras, en este caso adultos de lagartija ibérica (Podarcis hispanica), muy desconfiados ante nuestra presencia y que al más leve movimiento huían rocas arriba.

Lagartija ibérica, Podarcis hispanica (La Canal de Navarrés, C. Valenciana).

Recorriendo la rambla seca para llegar a "Tambuc Oeste" nos encontramos con una segunda especie de lagartija, la cenicienta de Edwards (Psammodromus edwardsianus). Curiosamente, este individuo soleaba tranquilo, buscando el mejor lugar para termorregular su temperatura corporal a pesar de tenernos a escasa distancia y con las cámaras apuntándole. Situación que aprovechamos, pues raramente esta especie muestra tanto tiempo de exposición y de oportunidad para fotografiarlo.

Lagartija cenicienta de Edwards, Psammodromus edwardsianus (La Canal de Navarrés, C. Valenciana).

Unos pocos minutos después y a escasos metros de distancia una cola de brillante coloración verde destaca entre la roca caliza. Es el atributo más identificable de un recién nacido de lagartija ibérica, Podarcis hispanica, que intenta pasar desapercibido sobre la roca gris.

Neonato de lagartija ibérica, Podarcis hispanica (La Canal de Navarrés, C. Valenciana).

Ya en "Tambuc Oeste" encontramos la tercera especie de lagartija. En el momento de llegar nosotros allí, vemos como un adulto de lagartija colilarga (Psammodromus algirus) huye con movimientos erráticos de la zona de las icnitas, descubierta y desprotegida, hasta una zona de matorrales de romero que le permiten tener cierta cobertura de seguridad. Con paciencia nos aproximamos y conseguimos averiguar el motivo de su torpeza: la lagartija está tragando un ortóptero enorme que casi no le cabe en la boca.

Lagartija colilarga, Psammodromus algirus (La Canal de Navarrés, C. Valenciana).

Ante estas escenas uno no puede evitar preguntarse cómo sería la pequeña herpetofauna del Cretácico Superior, cuando los pasos de unos dinosaurios sobre el suelo mojado de agua marina dejaron las huellas que nos rodean, petrificadas por los milagros geológicos. Porque junto con los dinosaurios había en todos los ecosistemas terrestres del planeta un amplio abanico de saurópsidos, lepidosaurios, arcosaurios, pantestudinos y un largo etcétera, que ha quedado totalmente a oscuras de la divulgación científica y de la socialización de nuestros descubrimientos por la larga sombra que proyectan sus primos lejanos dinosaurianos. Quién sabe si hace 80 millones de años, entre aquellas huellas frescas marcadas en el suelo, correteaba algún pequeño lepidosaurio escamoso buscando invertebrados que comerse.